Biografía

Nací un día martes 8 de marzo del año 1994 en el seno de una familia multicultural de diferentes creencias religiosas en las que predominan el catolicismo y el judaísmo lo que me llevó a ser una niña muy curiosa y tal vez un poco obsesionada con la historia y la ciencia, tengo una hermana mayor. Mi infancia transcurrió en Maracay, Venezuela y siempre se vio fuertemente marcada por problemas de salud contra los que aún hoy en la vida adulta sigo luchando, pero puedo decir que me encuentro estable.

Mi madre es una exitosa abogada venezolana por lo que a pesar de no haber conocido nunca a mi padre nunca nos faltó nada ni a mi hermana ni a mí pero además de eso es una amante del inglés, idioma que aprendió en su juventud por lo que se dedicó a enseñarnos a mi hermana y a mí desde muy pequeñas, estudié siempre en buenos colegios, tuve la oportunidad de hacer muchas actividades extraescolares como artes marciales, inglés, música y teatro pero mi gran afición siempre fue la ciencia y para sorpresa de muchos la psicología era la que más me gustaba.

Empiezo a programar por primera vez viendo tutoriales en Youtube cuando aún estaba en la secundaria, debido a mi interés por la tecnología y por mi propia petición mi madre me inscribe en una academia de mi ciudad en la que aprendí a programar y años después tuve la oportunidad de ser docente en esa misma academia.

Mi aprendizaje siempre fue autodidacta y aunque comencé la carrera de ingeniería decidí abandonarla por problemas de salud y porque me desagradaba la metodología de mi casa de estudios, para mi sorpresa mi familia ya se lo esperaba y mi decisión fue sólidamente respaldada por mi madre. A la edad de 20 años comencé a trabajar y aquí es donde empieza la verdadera historia.

Estaba enferma y no podía tener un trabajo normal con arreglo a un horario y a exigencias específicas dentro de un lapso de tiempo determinado pero tampoco estaba estudiando: «¿Qué voy a hacer con mi vida?» Pensé muchas veces. «No puedo quedarme así» Dije firmemente una vez y entonces puse todas mis habilidades aprendidas en tecnología para encontrar algo que me permitiera vivir sin tener que arriesgar mi salud y así fue como conocí varias plataformas de trabajo freelance, fui contratada por una chica en México que estaba emprendiendo un pequeño negocio y ese contacto terminó en una gran amistad que aún hoy mantenemos, mi trabajo me permitió mantenerme a mí misma y también a mi familia, podría decir que la tecnología salvó mi vida.

Han pasado muchos años desde aquellos eventos y ahora hago vida en un pequeño pueblo de Valencia, España. País que me recibió con las puertas en el año 2018 y me adoptó como una de las suyas, en el año 2020 doy un giro un poco drástico en mi carrera y me enfoco en el hacking ético y la ciberseguridad, temas que me obsesionaron mucho mientras trabajaba como back-end developer. Ahora puedo decir que vivo de mis dos pasiones: La tecnología y la enseñanza.